storm

(redirected from Borrasca)
Also found in: Dictionary, Thesaurus, Medical, Encyclopedia.

storm

(Barrage), noun assault, attack, battle, blast, blitz, blitzkrieg, blizzard, bombardment, clash, combat, commotion, conflict, confusion, disquiet, embroilment, eruption, excitement, explosion, fight, flare-up, imbroglio, melee, mutiny, outbreak, outburst, revolt, revolution, skirmish, stir, struggle, tempest, tumult, turbulence, turmoil, unrest, upheaval, uprising
Associated concepts: damage, flood damage

storm

(Rain), noun blizzard, cloudburst, cyclone, downpour, endless rain, gale, hailstorm, heavy showers, heavy winds, hurricane, moisture, precipitation, rainstorm, sheets of rain, snowstorm, storming, stormy winds, tempest, thundershower, thunderstorm, tornado, torrent, tropical rains, tropical storm, turbulence, twister, typhoon, whirlwind
Associated concepts: cyber storm, storm models, storm predicting, storm victims, storm water
See also: assail, assault, attack, barrage, bluster, cataclysm, commotion, demonstrate, furor, incursion, onset, pandemonium, passion, protest, strike, turmoil
References in periodicals archive ?
7) En el extenso poema anteriormente citado, "Refiere Madama Abello a su amiga Ceba la borrasca que padecio viniendo de Nueva Orleans a La Habana, en el siguiente Canto", que incluye a su vez una anacreontica y se publica fragmentado a lo largo del mes de octubre de 1798, la autora nos ofrece varios datos sobre su vida, incluido el hecho de que, siendo esposa de militar, se viera obligada a permanecer durante algun tiempo en la Luisiana espanola mientras las tropas la guarnecian.
A borrasca, as asas da qual a procelaria que se desprende do 'penedo original' se entrega, e esse efemero arremate de episodio, constituido pelo deslocamento, ou seja, a travessia do oceano.
6) La imagen de la tormenta, de la borrasca, retorna muchas veces a lo largo de la obra benjaminiana; de ahi que no sea casual que la volvamos a encontrar en la celebre tesis novena de Uber den Begriff der Geschichte, que constituye el corazon mismo de las tesis.
Los bosques blancos se escarcharon, en la estepa y en la taiga solo huellas de pajaros y de fieras que los cielos no dejaron emigrar hasta el sur, o mas bien que prefirieron en lugar de los confines tibios, la albura de la nieve y la belleza de la borrasca de navidad.
Pero no era solo Fernandez-Shaw el que hablaba del 'nuevo estilo'; la encuesta muestra que ni siquiera los 'comprometidos' se habian enterado mucho de lo que sucedia allende nuestras fronteras, y que, como senalaba quejoso Bergamin desde Paris en 1925, mientras aqui "nos encontramos en medio de esta gran borrasca .
Una borrasca nos atrapo, el paracaidas se enredo, y nos tiro sin que pudieramos hacer nada.
Podemos llegar a dudar de nues- tra salud, pese a "sentirnos bien", si hay un termometro que nos dice que tenemos unas decimas de fiebre; y no tendemos a dudar, aqui en Madrid, de que esta lloviendo en Santander, si el hombre del tiempo, senalando con su puntero una mancha blancuzca y nebulosa sobre un mapa de la Peninsula Iberica, afirma que la borrasca de las Azores esta provocando lluvias tormentosas en la cornisa can- tabrica, aunque jamas podamos contrastarlo directamente.
Ursulo sin ningun conocimiento se empena en ser como Natividad y lo unico que obtiene a cambio es el fracaso; por eso "de subito comenzo a comprender que su alma era una hoja perdida en la borrasca, sin asidero alguno, zarandeada a capricho y carente de albedrio" (Revueltas, El luto 325).
Asi, la busqueda del padre mediante la huella de la fotografia no hace mas que marcar la escindibilidad de ambos sujetos: "El, esta alla, inalcanzable, entre los tempanos/ y la borrasca amenazante,/ y yo aca, tambien imposible para el,/ entre el humo y el rumoroso silencio del diamante" (53).
La borrasca del Mayo Frances, mal entendida en el pais, y la critica de la misma izquierda, que queria hacer del teatro un arma directa, lo alejan de las tablas, dejando el paso a sus actores y companeros del mismo Teatro, quienes tomaron las riendas de el en los anos siguientes.
Nuestro autor narra como a bordo, en medio de la borrasca, <<solo se oyan gritos y plegarias>> (p.
Y no fue precisamente la derrota electoral de 19901o que genero la desilusion mas grande y el desencanto que rayaba en la verguenza, fue la distribucion de bienes del estado, expropiados al militar de aquel poder por el que miles dieron la vida, y que ahora pasaban al militar que se impuso tambien en el poder, que se dejo las ilusiones de muchos y, peor aun, que desencanto con su perdida de moralidad y su comportamiento, no solo a quienes con integridad conservaban las ilusiones en medio de la borrasca, sino a las generaciones venideras que deben ser las portadoras de la esperanza.